Saltar al contenido

¿Qué es el zika y cómo se transmite?

Media de voto

Este virus, ha sido muy famoso en los últimos años, por la rapidez de diseminación y el alcance que logro. Sin embargo, no difiere mucho de otros virus como el dengue, ya que también el virus del zika, es producido por la picada de un mosquito, siendo todos aquellos animales invertebrados, que son capaces de transmitir enfermedades y son los causantes de muchas de las epidemias más grandes a nivel mundial.

¿Qué es el zika y cómo se transmite?

El virus de Zika, también nombrado como Zikv, es un agente que se descubrió en el año 1974 en Uganda, en un bosque llamado Zika, de allí nace el nombre del virus. Sin embargo, este se dio a conocer en el año 2007, cuando se originó un brote de la enfermedad, en un conjunto de islas situadas en el norte de Australia y posteriormente en 2013, cuando el virus alcanzó a la Polinesia Francesa. Se determinó que este virus entra en la clasificación de los arbovirus, perteneciendo al género flavivirus.

El virus se transfiere a las personas, esencialmente, a través de la picadura de mosquitos del genero Aedes infectados, que se encuentran principalmente en las regiones tropicales de nuestro planeta. Estos mosquitos tienen la característica de que acostumbran picar durante el día, pero, sobre todo, en la mañana, al salir el sol y al anochecer, cabe destacar que son los mismos que transmiten otras enfermedades como el dengue, chikungunya y fiebre amarilla.

Además, a partir de investigaciones recientes, se cree que es posible la transmisión por vía sexual, es por esto que actualmente se estudian otras vías de infección, como a través de transfusiones de sangre.

Síntomas del Zika

Tras la picada del mosquito infectado, el virus del Zika puede persistir en el organismo entre 4 y 13 días. A partir de ese instante el paciente presenta las primeras manifestaciones, sin embargo, algunos afectados pueden ser asintomáticos.

Los signos y síntomas generales son la aparición de una serie de placas rojas en la superficie corporal, esto ira acompañado de fiebre baja, dolores de cabeza, dolor retroocular, conjuntivitis y dolor muscular (mialgias).

En ciertas personas, igualmente, se puede presentar agotamiento e inflamación de las articulaciones, acompañado de diarrea, náuseas y vómitos. En ocasiones, estas placas rojas pueden producir “prurito” o picazón, causando mucha incomodidad al afectado.

Como podemos observar, muchos síntomas son análogos a los que se sufren en enfermedades como dengue y chikungunya.

Se han reportado algunos casos complicados, con manifestaciones autoinmunes o neurológicas, como el síndrome de Guillain-Barré, meningitis, mielitis o meningoencefalitis.

Diagnóstico del Zika

Primero que nada, es de vital importancia el interrogatorio al paciente, enfocado en viajes recientes a zonas endémicas. Esto con la finalidad de orientar el diagnostico, ya que las manifestaciones de este virus, son muy parecidas a las de otras enfermedades. Hay que sospechar de zika, sobre todo, si la persona visito algún área endémica en los 15 días anteriores al comienzo de los síntomas.

Durante los primeros días de infección, la enfermedad puede diagnosticarse mediante un análisis de sangre, que buscara de manera específica los anticuerpos producidos contra este virus.

En la gran totalidad de los casos, el análisis esta basado en los síntomas clínicos y sus antecedentes epidemiológicos, es decir, el interrogatorio, es de muchísima importancia para establecer el diagnostico.

Tratamiento del Zika

No existe aún una vacuna ni algún tratamiento determinado para el zika, sólo se recurre al manejo de síntomas y signos, para asegurar la comodidad del afectado y evitar complicaciones. Las recomendaciones generales son:

  • Primeramente, reposo absoluto.
  • Mantenerse hidratado, sobre todo en casos de presentar diarrea y vómitos, esto puede producir disminución de la presión arterial sino se contrarresta con una adecuada ingesta de líquidos.
  • Tomar acetaminofén o paracetamol, para disminuir la fiebre y las molestias corporales.
  • Se encuentra terminantemente prohibido el uso de aspirinas, ya que aumenta los riesgos de hemorragia.  
  • En caso de presentar picazón o prurito, se puede utilizar antihistamínicos de manera racional, ayudando a disminuir las incomodidades producidas.
  • Importante que el paciente duerma con mosquiteros, para evitar la infección de otros mosquitos que puedan transmitir la enfermedad a personas sanas.  

Para las embarazadas, contraer esta enfermedad es muy delicado, ya que se ha demostrado la relación del zika en primeras semanas del embarazo con el nacimiento de niños con microcefalia.

Prevención

La OMS ha ayudado a establecer una serie de medidas que ayuden a la prevención tales como:

  • Precisar las investigaciones sobre la enfermedad del Zika, con ayuda de expertos.
  • Fomentar la vigilancia del virus y cada una de sus complicaciones.
  • Fortalecer la capacidad de notificación sobre los riesgos educando a las comunidades.
  • En caso de visitar zonas endémicas, evitar ropas descubiertas.
  • Uso de repelente de mosquitos.
  • Uso de mosquiteros.
  • Evitar las relaciones sexuales con personas que padezcan el virus.
  • Eliminar los potenciales criaderos.