Saltar al contenido

Tenias, como se transmite y posible tratamiento

Media de voto

Las tenías son parásitos, causantes de muchas enfermedades a nivel mundial, constituyendo una de las parasitosis más importantes, debido a sus síntomas variados y cuadros clínicos complicados. Además, su fácil transmisión aumenta la prevalencia en muchas regiones del mundo. Suelen encontrarse con mayor cantidad es países de bajas condiciones socioeconómicas y controles sanitarios deficientes.

¿Qué son las Tenias y cómo se transmiten?

Estos son parásitos, también llamados “cestodos”, los cuales son como gusanos que se caracterizan por su aspecto aplanado como una cinta y su gran longitud, donde algunos pueden llegar a medir hasta 15 metros, una vez que alcanzan la adultez en el intestino delgado humano.

El grupo de las Tenias (o cestodos) está conformado por una serie de especies, en donde encontramos: Taenia saginata, conocida como tenia bovina, la Taenia solium, es la tenia porcina, tenemos la Taenia asiática y Diphyllobothrium latum, siendo esta ultima la tenia del pescado.

Desde el punto de vista epidemiológico, las especies más importantes son T. saginata y T. solium, que se transmiten, principalmente, a través de la ingesta de carne (ya sea bovina o porcina), de animales que hayan estado contaminados. Los huéspedes intermediarios de estos gusanos (vacas y cerdos) ingieren los huevos del parasito, que se encontraban en el suelo y en su interior desarrollaran los “cisticercos” que se alojaran en las fibras musculares, que el ser humano posteriormente ingiere y adquiere la enfermedad, llamada “teniasis o teniosis

El hombre, al ser el huésped definitivo, excreta los huevos de estos cestodos, a través de las heces, huevos que se depositarán en el suelo y que podrán ser ingeridos por cerdos o vacas, y hasta por otros seres humanos, que en este caso contraerán la enfermedad llamada “cisticercosis”, siendo la forma de presentación más delicada, por las complicaciones que se pueden producir.

Evidentemente, estos parásitos pueden encontrarse en la mayoría de los alimentos proteicos que ingerimos, como la carne, el cochino y el pescado, es por esto que su transmisión es tan fácil y todos aquellos que llevemos una nutrición carnívora estamos en riesgo de adquirirlas.

Síntomas

Las manifestaciones de la infección por estos parásitos son muy variadas, dependerán de cada persona y de su estado nutricional e inmunológico. Debemos saber que estos, se alojaran en el intestino delgado, alimentándose, ya que se fija a través de su cabeza a las paredes del intestino, ingiriendo los nutrientes que aquí se encuentran. También, son muchas las presentaciones asintomáticas o con manifestaciones leves y difusas. Sin embargo, de manera general, los síntomas más comunes son:

  • Alergia, debido a los productos de desecho del parasito.
  • Irritación e inflamación de la pared intestinal.
  • Dolor abdominal.
  • Nauseas.
  • Cambios del apetito, ya sea aumento o disminución.
  • Pérdida de peso, por la sustracción de nutrientes.
  • Diarrea y constipación.
  • Dolor de cabeza (cefalea).
  • Mareo.

En caso de contraer la “cisticercosis”, esta puede complicarse, llegando los cisticercos del parasito a alojarse en el cerebro, lo que producirá la “neurocisticercosis”, que se manifestará con una serie de síntomas como dolores de cabeza muy fuertes, desmayos, convulsiones e incluso perdida de la memoria. Si no se produce el diagnóstico y tratamiento adecuado, el cuadro puede agravarse poniendo en peligro la vida del afectado.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en una combinación, entre la sintomatología del paciente y la observación directa del parasito, a través de pruebas paraclínicas más específicas. Las parasitosis, en general, suelen producir síntomas muy parecidos, por lo que no sabremos con exactitud si se trata de una infección por Tenias o por algún otro agente, hasta que realicemos exámenes más específicos. Tenemos:

  • Examen de heces, para buscar los huevos o alguna manifestación del parasito. Esto se puede complementar con ciertas tinciones especiales y técnicas de concentración, entre las que encontramos: Formol-éter, Formol-etil-acetato, etc.
  • En caso de sospecha de cisticercosis, será necesario realizar una resonancia magnética o TAC.
  • Otros métodos como: PCR, ELISA y antigénicos, sin embargo, estos no son muy utilizados.

Estos parásitos pueden vivir hasta 30 años en el intestino del ser humano, sin que este note o se percate de su presencia, ya sea porque es asintomático o las manifestaciones son muy leves.

Tratamiento

Una vez que se hace el diagnóstico, el tratamiento es muy sencillo y eficaz, no se ha demostrado mucha resistencia por parte de las Tenias, por lo que desde hace años suele recetarse Prazicuantel o Niclosamida, que con una sola dosis suele ser más que suficiente para eliminar el parasito.

Prevención

  • Buena higiene de los alimentos, adquirirlos de negocios que cumplan con las medidas sanitarias adecuadas.
  • Evitar evacuar en sitios abiertos, intentar hacerlo en un baño o letrina.
  • No ingerir carne de ningún tipo semicruda, siempre pedirla bien cocida.
  • Congelar la carne por 3 días mínimo, antes de consumirla.

Desparasitar de manera frecuente al ganado y al cerdo.