Enfermedades por picadura de pulga
Media de voto

Las pulgas no vuelan pero sí saltan y mucho. Si tienes animales seguro que sabes lo que son pero, ¿sabías que pueden trasmitir enfermedades peligrosas a las personas? En este artículo te las contamos. Ve con mucho cuidado ya que suelen ser infecciosas y provocarte graves problemas. Debes saber que suelen picar en la parte inferior del cuerpo como en tobillos, pies o piernas. Son como las picaduras de los mosquitos y conllevan fuertes picores que pueden llegar incluso a sangrar.

También te puede interesar este articulo: Como eliminar las pulgas

Enfermedades que transmiten las pulgas

Entre sus principales problemas se encuentra la posibilidad de tener una reacción alérgica justo en el punto donde nos han picado. Si crees que has sido afectado por una, ponte inmediatamente una crema antiinflamatoria y, en caso de que te de reacción, acude a tu médico para que te recete un antibiótico. Normalmente el picor y la hinchazón son los principales síntomas pero, como te decíamos, en ocasiones traen con ellas enfermedades algo más graves que te detallamos a continuación.

Dermatitis alérgica

Esta enfermedad aparece cuando tienes alergia a las pulgas. En el momento en el que pican, dejan su saliva en tu piel y esto puede llevar a una irritación en forma de alergia. Con ella se incrementan los picores y aparecen pequeños bultos rojos en la piel. En el peor de los casos pueden crearse ampollas.

Arañazo de gato

Se trata de una enfermedad bacteriana que contraen las pulgas cuando chupan la sangre de un gato infectado por esta bacteria. Esta bacteria llega a los humanos a través de un arañazo del gato (de ahí el nombre) y sus síntomas son la fiebre, el dolor abdominal o la inflamación de los ganglios linfáticos. Es una enfermedad muy común y que, de normal, no persiste ningún tipo de gravedad y basta con un simple antibiótico.

Peste bubónica y neumática

Pasa al humano a través de las ratas. Sí, has leído bien. Cuando una pulga chupa la sangre a una rata y luego pasa al humano se puede transmitir esta enfermedad que puede llegar a ser muy grave. Entre sus síntomas se encuentran la fiebre alta de forma repentina, malestar general, hinchazón en axilas, ingles y cuello o la inflamación de los ganglios linfáticos. Sino se trata a tiempo puede llegar a producir fiebre neumónica y afectar a los pulmones.