Picadura de piojos
4.2 (83.7%) 27 votes

Con la vuelta al cole tras el verano una de las conversaciones que más tenemos los padres es que en la clase de nuestro hijos al parecer se han contagiado varios niños por piojos. Cualquiera tiene algún conocido que tuvo piojos en algún momento de su vida. No solo existen los piojos que habitan en la cabeza como veremos con posterioridad.

Son insectos no voladores, parásitos de mamíferos y aves. Si nos centramos en los humanos podemos encontrar tres tipos.

Cómo identificar la picadura de un piojo

El piojo de la cabeza (pediculus humanus capitis)

El más grande de todos puede alcanzar un tamaño de hasta 10 mm en su fase adulta.

Estos pasan su vida en el cabello o cuero cabelludo alimentándose exclusivamente de sangre humana, al no poder volar ni saltar se contagian por contacto con personas con pediculosis o por compartir cepillos, toallas, sabanas; tanto los huevos como los piojos no sobreviven mucho tiempo fuera de su huésped, en torno a 48 horas.

Como mucha gente piensa no están relacionados con la falta de higiene. Aunque los casos de transmisión son más frecuentes en los niños también los adultos que conviven con ellos pueden ser contagiados.

Las hembras adultas ponen de 4 a 6 huevos al día, que adhieren al pelo con un pegamento que ella misma genera y este adhesivo no sólo mantiene el huevo pegado al pelo durante los 6 o 9 días que tarda en eclosionar, sino que puede llegar a permanecer hasta varios meses sino es eliminado.

Tras otros 6 o 9 días alcanzan la fase adulta en la que ya es capaz de reproducirse. Su ciclo de vida duran en torno a 12 o 14 días. Factores como la temperatura alteran sus ciclos y la localización de las liendres, de esta forma en climas fríos las liendres están más cerca de la raíz. Por el contrario en climas cálidos pueden permanecer hasta a 15 centímetros de esta.

El piojo del cuerpo (pediculus humanus corporis)

Hace unos 100.000 años coincidiendo con el inicio del uso de prendas de abrigo en seres humanos, el piojo del cuerpo evolucionó y se adaptó a los cambios de su huésped. Los ciclos vitales son similares entre todos, pero este es un poco más pequeño que el de la cabeza entre 2 y 3 mm en fase adulta.

Ponen sus huevos en la ropa y el vello y se alimentan de su sangre sobre todo cuando su huésped está en reposo; las zonas con más contacto con la ropa son las más afectadas. Se relacionan con la falta de higiene.

También considerada como la enfermedad del vagabundo, se transmite por estar en contacto con personas infectadas y con sus enseres personales.

El piojo púbico o ladilla (pthirus pubis)

Mucho más pequeño que cualquiera de los anteriores, de entre 1 y 3 mm en fase adulta. Por lo general vive en el vello de la zona púbica, pero también puede encontrarse en las axilas, el pecho e incluso en las cejas, barba o pelo de la cabeza.

Los ciclos vitales son muy similares a los de los anteriores. Aunque podríamos pesar que también evoluciono de ellos, estudios recientes lo relacionan con el piojo del gorila.

Más que relacionarse con la falta de higiene están considerados como una enfermedad de transmisión sexual y se contagia principalmente al mantener relaciones sexuales con personas infectadas y más inusualmente por compartir ropa interior, toallas o sabanas.

Del piojo de la cabeza

Así como otras picaduras son fácilmente identificables, las de los piojos casi pasan completamente desapercibidas a nuestros ojos, diminutos puntos rojos son el aspecto que tienen, el prurito que producen fuerza el rascado y con ello su empeoramiento. Más que la picadura en sí, identificaremos la existencia o no de piojos realizando una minuciosa inspección de la posible zona afectada, en la que podremos localizar, larvas o liendres y piojos ninfa o adultos

Del piojo del cuerpo

Las picaduras son más agresivas, centradas sobre todo en pliegues y zonas como la cintura y las articulaciones que están más en contacto con la ropa. También aparecen como pequeños puntitos rojos que con el rascado pueden convertirse en costras e incluso infectarse. En casos más graves pueden producir engrosamiento de piel en las zonas más afectadas.

 Del piojo púbico

Mucho más voraces que los anteriores, se alimentan hasta 50 veces al día por lo que las mordeduras o picaduras son mucho más abundantes; el rascado de estas por la picazón puede producir la aparición de costras, pequeñas ulceras e incluso infecciones en la piel

¿Por qué pican los piojos y como tratarlas de forma efectiva?

No es que piquen por placer, es que somos su comida, más bien dicho nuestra sangre es su comida, sin ella no sobreviven más que unos días o unas horas dependiendo de casos y estados de madurez del piojo en sí.

Dependiendo del tipo, el tamaño y el grado de infección podemos ver más o menos picaduras.

Qué síntomas provoca

Los síntomas comunes como ya hemos visto son el prurito o picazón más o menos intenso y la aparición de eccemas, costras, pequeñas ampollas o úlceras más provocadas por el rascado que por la picadura en sí.

Oscurecimiento y engrosamiento de la piel son más comunes en casos de piojos de cuerpo o pubis.

Qué enfermedades transmite

No todos transmiten enfermedades, aunque podríamos considerarlos una enfermedad en sí.

Los piojos de la cabeza no están relacionados con la transmisión de enfermedades al menos en Europa.

Los piojos de cuerpo si se relacionan con la transmisión del tifus y varios tipos de fiebres como la conocida como fiebre de las trincheras o fiebres recurrentes.

Por último, como ya hemos mencionado antes, las ladillas o piojos del pubis se consideran una enfermedad de transmisión sexual.

Cómo curar y aliviar la picada

Más que curar la picadura lo primero que debemos hacer es eliminar piojos y liendres, tanto de la parte del cuerpo afectada como de la ropa y objetos que estuvieran en contacto con la persona infectada.

Una vez eliminados los piojos la picazón desaparecerá por sí sola. Nuestro médico o farmacéutico nos puede recomendar algún producto tanto para su eliminación como para el alivio de las molestias, de igual modo podemos encontrar remedios naturales para tratar o prevenir alguno de los casos.

Los medicamentos para tratar estas consideradas plagas han ido evolucionando y adaptándose, el piojo es muy resistente y no todo surte el efecto deseado. Han ido descubriendo remedios más efectivos con los piojos y menos agresivos o perjudiciales para nosotros.

Actualmente existe una técnica para el tratamiento de los piojos de la cabeza, que no tiene ningún toxico. Se trata de la eliminación por desecación, pero debe realizarse en centros especializados.

Si buscas algo más natural o es para el tratamiento de menores de tres años, mejor acudir a una herboristería en la que encontraremos aceite esencial del árbol del té. A lo anterior no podemos dejar de añadir el eliminado manual, esto es, lendrera básica o eléctrica, buena luz y paciencia.

Cómo evitar la picaduras

A diferencia de otras picaduras esta no es casual y aislada, así que la mejor forma de evitarla es no tener contacto con personas infectadas de cualquiera de sus variantes, no compartir su ropa ni objetos como toallas o cepillos y peines, mantener la higiene personal y lavar con regularidad nuestra ropa personal, ropa de cama y mantener limpio nuestro entorno.

Tan importante es tratar el problema como evitar que vuelva y en el caso de los piojos más aún, si sólo tratamos el problema, casi con seguridad volverá.

Una vez terminado todo el proceso y aquí viene el quid de la cuestión, limpia concienzudamente, lava toda la ropa que estuviera en contacto con los piojos a más de 40º, aspira sofás, colchones, alfombras, cojines, los peluches o muñecos los puedes meter en bolsas bien cerradas con o sin insecticida para piojos y esperar unos días.

Todo lo anterior hará que no suframos una recaída por descuido.

También te puede interesar:

Picadura de Acaro

Picadura de Escorpion

Picadura de Pulga