Saltar al contenido

Miasis , sintomas, causas y tratamientos

5 (100%) 1 vote

Es una patología que se caracteriza por la infestación de diferentes tejidos animales por larvas de moscas y entre los afectados, se incluyen los seres humanos. Las miasis pueden ser causadas por distintas especies de moscas y se pueden producir en muchas ocasiones. Esta es una afección muy fácil de contraer y mucho más común de lo que se cree.

¿Qué es la Miasis y cómo se transmite?

Se denomina miasis al parasitismo ocasionado por larvas de dípteros. Donde estas van a alojarse en los tejidos, alimentándose de ellos.  Existen tres tipos de miasis:

  • Accidentales: Aquellas causadas por diversas larvas que viven en alimentos ricos en proteínas y lípidos, por tanto, el origen del parasitismo se relaciona con el consumo de alimentos: huevos, leche y quesos.  
  • Obligatoria o primarias: Aquellas causadas por larvas que solo se desarrollan en tejidos vivos (dentro o sobre animales vivos).
  • Facultativas: Todas las que son generadas por larvas que se presentan y se desarrollan en los animales putrefactos y, accidentalmente, en tejidos necrosados de animales vivos.
  • La transmisión, se puede conseguir de forma directa, cuando la mosca adulta coloca los huevos en el hospedero, produciéndose así en la mayoría de las especies. La mosca tiene órganos que actúan de receptores, con los cuales distinguen con destreza y habilidad el aroma de heridas, secreciones nasales, flujo de la vagina y otros líquidos provenientes del cuerpo humano.

Otra forma de transmisión puede ocurrir cuando estas larvas se encuentren en frutas u otro tipo de alimentos, pudiendo ser ingeridas y consiguiendo una miasis intestinal accidental.

Síntomas de la Miasis

La lesión donde se localiza la afección, surge como una pápula, semejante a las picaduras de insecto o también, parecidas a un absceso. La mayoría de las veces, aparecen en las zonas más expuestas del cuerpo, como las extremidades y la cabeza.

Esta lesión irá creciendo de manera progresiva y generando un fluido seroso, acompañado de sangre, además de la presencia de mucho dolor y prurito (picor) alrededor de toda esta zona. Al tratarse de una infección, puede traer fiebre, debido al conjunto de procesos que realiza nuestro cuerpo, para defenderse de la agresión que produce la miasis.

Diagnóstico de la Miasis

Las miasis, en general, se diagnostican de manera directa, es decir, con solo observar las larvas en el sitio afectado será suficiente y no habrá ninguna duda al respecto.

En caso de querer ser más específico, se puede lograr la identificación de la especie de larva, tomando una muestra y llevándola al laboratorio, donde se usarán distintas técnicas, sobre todo de fijado, para lograr una mejor observación.

También se puede realizar un diagnostico tipo clínico, observando la aparición de los signos y síntomas característicos de la enfermedad.

Para el diagnóstico patológico, en caso de llevarse a cabo, se procede a remitir al laboratorio histopatológico una muestra del tejido afectado en formol al 40%.

Tratamiento de la Miasis

Consiste en la extracción de los parásitos (larvas) por medio de pinzas, con posterior aplicación de desinfectantes, previamente anestesiadas con agua cloroformada al 10%. Se debe apretar el forúnculo para que salga la larva y procurar que ésta no explote porque contiene líquido alergénico, también hay que evitar matarla adentro porque podría formar un absceso (contaminación bacteriana).

Cabe destacar que, antes y después de esta operación, se debe aplicar algún fármaco que mate a las larvas. Dar tratamiento antibacteriano tópico y sistémico junto con el uso de antiinflamatorios es de mucha importancia.

Prevención

  • Educación para la salud: luchar contra las moscas, tratar de crear hábitos de aversión hacia estos animalitos (proteger alimentos, biberones, niños recién nacidos, uso racional de insecticidas, entre otros).
  • Saneamiento ambiental, que viene siendo sin duda la principal medida de lucha contra las moscas.
  • Evitar la acumulación a cielo abierto de estiércol o materia orgánica en descomposición cerca de la vivienda del hombre.
  • Realizar una buena disposición de basura, organizarse en bolsas plásticas y basureros con tapas o herméticos.
  • Las autoridades del estado son responsables del retiro domiciliario de la basura y su destino final.
  • Evitar la construcción de corrales de gallinas u otros animales muy cerca de la vivienda humana.
  • Limpiar el suelo y de otros lugares donde se almacena estiércol, restos de comida o cualquier otro elemento orgánico en descomposición.
  • Eliminación de aguas servidas y letrinas en mal estado.
  • Limpieza periódica de la vivienda y sus alrededores (limpieza de las letrinas).
  • Empleo de insecticidas (organoclorinados) reduce las moscas.
  • Control mecánico y físico colocar mallas finas en las puertas y ventanas. Existen en la actualidad trampas de electrocución, papeles engomados, entre otros.