Saltar al contenido

¿Qué es el dengue y cómo se transmite?

2.5 (50%) 2 votes

Sin lugar a dudas, alguna vez has escuchado sobre esta enfermedad, que ha tenido un gran auge desde principios del milenio, afectando a millones de personas a nivel mundial, sobre todo aquellos radicados en países latinoamericanos y africanos, zonas que, con el paso de los años, se convirtieron en regiones endémicas, donde seguramente, podrás encontrar siempre a algún afectado por este padecimiento.

¿Qué es el dengue y cómo se transmite?

El dengue es una enfermedad vírica, transmitida por un vector, mosquitos del genero Aedes, donde la principal especie implicada es Aedes aegypti y en menor medida A. albopictus, estos a su vez sirven de reservorio para el virus causante del dengue, del cual se conocen 4 genotipos: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4, que producen 4 tipos de dengue distinto, y, por ende, el serotipo del virus que contraigas, determinara la presentación, evolución y pronóstico de la enfermedad.

El dengue es una enfermedad reconocida mundialmente por su fácil diseminación y expansibilidad, llegando a todos los rincones del mundo, con predominancia en zonas tropicales. Convirtiéndose en un problema de salud pública, sobre todo en épocas de verano y primavera.

Esta afección se producirá por la picadura de una hembra, que son las únicas hematófagas (ingieren sangre). En la probóscide y glándulas salivales del mosquito, se encontrará el virus, siendo transmitido al momento de la ingestión de sangre de la persona afectada.

Este mosquito, prefiere zonas principalmente urbanas (A. aegypti), mientras que, el A. albopictus, lo conseguimos en zonas más campestres o boscosas, pican sobre todo a la altura de los tobillos, en plena luz del día, aunque en la noche también pueden hacerlo. Además, pueden ser reconocidos por sus características rayas blancas en las patas.

Síntomas del dengue

Entonces, de manera general, hay dos tipos de dengue: El producido por DEN-1 o dengue clásico, y el que produce los otros serotipos, conocido como Dengue hemorrágico, siendo este último, el más delicado.

Ahora bien, ya sabemos que los síntomas dependerán del serotipo contraído, sin embargo, aquellos con los que se manifiesta en sus primeras fases, luego del periodo de incubación, que son unos 3 o 5 días, son muy generales y difusos. Entre estos encontramos:

  • Fiebre alta intermitente, que puede durar de 3 a 5 días.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Dolor retroocular.
  • Cefalea.
  • A veces, puede aparecer una especie de erupción cutánea generalizada, que suele desaparecer por si sola.
  • Malestar general y pérdida del apetito.

Si solo se presentan los síntomas antes mencionados, lo más probable es que estemos en presencia del Dengue clásico, por otro lado, estos podrían progresar, presentando:

  • Disminución radical de plaquetas, lo que llevara a la aparición de hemorragias múltiples, pudiéndose observar en encías, tracto gastrointestinal y genitourinario.
  • Debido a la ruptura de pequeños vasos y falta de coagulación sanguínea (porque las plaquetas están muy bajas) se pueden ver pequeños puntos rojos en piel o petequias, diseminados por todo el cuerpo, esto respondiendo a un síndrome llamado purpura.
  • Hay un deterioro generalizado, aunado a la pérdida de sangre, puede llevar a disminución de la presión sanguínea, taquicardia, aumento de la frecuencia respiratoria y en última instancia, un shock hipovolémico, causando la muerte del afectado.

Sin embargo, la mortalidad causada por el dengue es muy baja, ya que el problema suele ser abordado desde sus inicios, evitando la progresión y complicación de los síntomas.

Diagnóstico del dengue

El diagnostico de esta patología, es principalmente clínico, guiado por el cuadro sintomatológico y exámenes secundarios, entre los más comunes tenemos:

Hematología completa:

  • Para medir hemoglobina, que en caso de dengue estará disminuida.
  • Hematocrito, si hay dengue, saldrá disminuido también.
  • Niveles de plaquetas, es el punto más importante, porque evalúa la capacidad de coagulación sanguínea. La presencia de plaquetopenia, aunado al cuadro sintomatológico descrito anteriormente, es un signo inequívoco de dengue.

Transaminasas: Para evaluar la función hepática, que tiene mucho que ver con la producción de factores de coagulación.

Test serológico: Capaz de detectar anticuerpos específicos contra el dengue.

Tratamiento del dengue

En la actualidad, no hay ningún tratamiento específico dirigido contra el virus, que pueda erradicarlo por completo del organismo. Lo que se realiza, es un manejo de los signos y síntomas para evitar complicaciones.

  • Uso de acetaminofén, para disminuir la fiebre y el malestar general.
  • Si las plaquetas están muy bajas, será necesario hacer transfusiones de sangre.
  • Se PROHIBE completamente, el uso de aspirinas cuando se sospecha de dengue, porque puede empeorar las hemorragias y agravar el cuadro.
  • Hidratación.

Prevención

  • Eliminar los criaderos, evitando la aglomeración de agua.
  • El uso de mosquiteros en zonas endémicas.
  • Uso de ropas claras.
  • Evitar el uso de pantalones cortos y camisas sin mangas.
  • Uso de repelente contra mosquitos.