Este articulo esta escrito y revisado por Lisbeth Dentale

4.5 (90%) 4 votes

El origen de la avispa velutina (coloquialmente conocida como avispa asesina), es Asia, más específicamente China. Es de la familia de los véspidos.

Llegaron a Europa por el suroeste de Francia, como polizones en un barco de carga procedente de su continente. Los expertos calculan que llegaron a España en el año 2010 y son clasificadas como especie exótica invasora ya que son agentes de cambio, amenazan a especies nativas por su comportamiento y por el riesgo de contaminación genética.

Donde habitan las avispas velutinas

Nido de avispa velutina

Su hábitat predilecto son las zonas templadas costeras con alto grado de humedad y suficiente agua disponible. Construyen sus nidos en árboles cercanos a el agua, los cuales pueden alcanzar grandes dimensiones, su entrada es estrecha y la ubican en un lateral.

Esta especie es una de las de mayor tamaño, llegan a medir 3 cm aproximádamente. Podemos distinguirlas por su abdomen de color negro finalizando con una franja amarilla y sus patas marrones con extremos amarillos.

¿De qué se alimentan?

Su alimentación se ha convertido en un problema para algunas especies locales ya que son voraces cazadoras de abejas, mariposas, arañas, moscas, orugas y otras avispas, a las cuales capturan y trasladan a sus nidos para alimentar a sus larvas.

Estás guerreras han aprendido técnicas de ataque y defensa cómo asfixiar a sus víctimas o rodearlas en grandes enjambres para lograr una temperatura tal, que estas no pueden soportar y mueren.

También te puede interesar: Como aliviar la picadara de una avispa

¿En qué época aumenta su actividad?

Normalmente su actividad comienza en el mes de mayo cuando las obreras nacen y se hacen cargo del funcionamiento de su colonia, pero el mayor número de ataques se registra en los meses de julio y agosto, cuando cuentan con un mayor número de habitantes.

¿Cómo reconocer la picadura de una avispa velutina?

Tamaño y aspecto de una avispa velutina

Su picadura produce una hinchazón de varios centímetros de diámetro y dolor intenso aproximadamente durante 24 horas. Describen la sensación de la picadura “como un clavo caliente en la zona”. Además del picor y la erupción alrededor de la picadura, los síntomas podrían avanzar y producirse vómitos, asfixia, pérdida de la conciencia y en el caso más grave la muerte. Pueden picar varias veces, nuestra habitual reacción de huída no siempre funciona, ya que nos perseguirán, por eso se recomienda para evadirlas, meterse en algún sitio con agua.

 Los riesgos de su picadura son prácticamente los mismos que los de las avispas autóctonas, la diferencia es que son avispas más grandes y la cantidad de veneno que pueden inocular es mayor.

¿Qué pasará si nos han picado?

Si nunca nos han picado, realmente no va a sucedernos nada grave. Para ser alérgico tendrías que haber sido picado con anterioridad, lo cual inicia una sensibilización al veneno y en la segunda picadura es cuando notaríamos una reacción mayor, normalmente local, típica en casos de picadura de algún  himenóptero.

Si somos alérgicos las cosas podrían agravarse rápidamente, el tiempo de reacción es corto y por eso algunos pacientes diagnosticados llevan consigo inyectores de adrenalina, para poder utilizarlas ellos mismos al momento sufrir una picadura o podrían acabar en un caso de anafilaxia o parada cardiorrespiratoria.

Curiosamente para un niño sería más fácil afrontar esta situación ya que su sistema cardiovascular es más fuerte.

Si los síntomas avanzan necesitaremos evaluación médica urgente, en ese caso el médico valorará si necesitamos una inyección de adrenalina y en el caso de determinar alergia podríamos recibir una vacuna cuya duración es de unos 5 años. Esta vacuna es altamente eficaz, en el 90% de los casos los pacientes tratados dejaron de ser alérgicos.

A muchos nos preocupa la posibilidad de morir al ser atacados por un enjambre de estas temibles avispas, pero se necesitaría el ataque de un gran enjambre y más de 100 picaduras para causar un fallecimiento por toxicidad.

No es buena idea que intentemos destruir uno de sus nidos ya que al verse amenazadas saldrán al exterior y nos atacarán rápidamente, incluso a través de la ropa y arriesgarán sus vidas para defender su hogar.

Para evitar estos disgustos, recordemos que lo normal, si no se ven amenazadas, es que prefieran la huida antes que el ataque. Si nos sorprende su presencia, lo mejor será no realizar movimientos bruscos y alejarnos lentamente de la zona.     

¿Cómo debemos tratar las picaduras?

  • Tenemos que hacer todo lo posible por mantenernos calmados.
  • Debemos retirar el aguijón para evitar que se infecte la herida. Podemos utilizar pinzas, pero si no tenemos unas a mano, podemos utilizar una tarjeta de identificación o bancaria para ayudarnos.
  • Lo siguiente es lavar la zona con agua fría y jabón.
  • Para aliviar el dolor colocaremos compresas con vinagre y agua en la zona durante unos minutos.
  • Limpiaremos la zona con un antiséptico para desinfectar.
  • Finalmente lo mejor sería aplicar una crema especializada, pero también podemos echar mano de algunos remedios caseros como el aloe vera, bicarbonato, ajo o barro.

Consejos para evitar ser picados

En primer lugar hablemos de evitarlas, como dice el dicho: “más vale prevenir que lamentar”. Estos son algunos consejos:

  • Si nos encontramos con ellas lo mejor será no hacer aspavientos, ni correr, debemos ignorarlas y mantener la calma.
  • Si vamos a una zona de campo o jardín con muchas flores o zonas de agua, debemos evitar utilizar ropa brillante o con dibujos de flores, podrían confundirnos con flores reales.
  • Evitar el uso de perfumes o desodorantes fuertes ya que son atraídas por estos olores.
  • Si vamos a visitar zonas en las que creemos que podemos coincidir con ellas, lo mejor será utilizar un repelente.