Todos hemos oído hablar alguna vez de las garrapatas y, si tiene un animal de compañía o le gusta salir al campo, es posible que las haya conocido de primera mano pues es muy normal encontrar garrapatas en perros, en gatos o incluso en niños.

Las garrapatas pasan por diferentes fases evolutivas hasta que necesitan un hospedador. Con esto queremos decir que al igual que las mariposas han sido antes larvas, estos parásitos caracterizados por tener cuatro pares de patas, también pasan por varios estados: huevo, larva, ninfa y adulto.

Una vez que han alcanzado la fase adulta, suelen encontrarse escondidas entre la vegetación o en el suelo, desde donde intentan agarrarse al hospedador del que se alimentarán. Su presencia es estacional y depende del clima. Por eso, es más probable encontrarlas cuando comienza la primera. Cuanto más caliente sea un entorno, habrá más posibilidades de encontrar garrapatas.

Hay varios tipos divididos en dos grandes familias (ixódidos y argásidos) que podemos diferenciar por ser unas duras y otras blandas. Las garrapatas pueden portar enfermedades tanto a mascotas como a humanos siendo las principales transmisoras las garrapatas duras. Estos parásitos se alimentan de sangre y debilitan a su huésped, por lo que pueden acabar suponiendo una amenaza para la salud de nuestras mascotas y también de las personas, pues pueden encontrarse garrapatas en humanos. Dicho esto, no debemos alarmarnos antes de tiempo ya que la mayoría de las garrapatas no son portadoras de enfermedades.

Además, se diseminan de forma muy fácil ya que viajan con su portador y luego se desprenden una vez alimentadas. Al llegar a un nuevo lugar, pueden volver a elegir a un nuevo hospedador y reproducirse, llevando consigo patógenos que antes no estaban presentes en un área determinada.

Una vez que estos bichos eligen un lugar dentro del portador, se anclan perforando la piel. Este es el proceso de picadura de la garrapata.

Tambien te puede interesar:

Como identificar la picadura de garrata

A diferencias de otras picaduras, las provocadas por las garrapatas son muy faciles de identificar ya que visualmente podremos observar como el animal se quead adherido a la piel.

¿Que síntomas provoca?

Los primeros síntomas que produce una picadura de garrapata en las personas están caracterizados por el enrojecimiento y picor. Tras fijarse en la piel, pasarán unos 3 o 4 días hasta que comience a percibirse el dolor y la hinchazón. Estas son los posibles síntomas que podrás padecer:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Escalofríos
  • Dolor en los músculos y articulaciones
  • Una sensación general de malestar (indisposición)
  • Pérdida de apetito

Que enfermedades puede ocasionar

Las garrapatas pueden provocar diferentes tipos de fiebre y la conocida como la enfermedad de Lyme. Para que esto ocurra, las propias garrapatas tienen que haber sido contagiadas antes, cosa que puede ocurrir si antes han picado a otros animales infectados (como ratones o ganado).  Aparte del mencionado también es posible sufrir:

  • Fiebre por garrapatas de Colorado.
  • Enfermedad de Lyme.
  • Fiebre maculosa de las Montañas Rocosas.
  • Tularemia
  • Anaplasmosis
  • Babesiosis
  • Ehrlichiosis

Qué usar para extraer a una garrapata

Pinza para extraer una garrapata

Pinza para extraer una garrapata en perros

Ante la presencia de garrapatas hay que actuar con rapidez, aunque siempre siguiendo una serie de pasos.

Lo que queremos evitar lo antes posible es que anide.

Para retirar la garrapata correctamente vamos a necesitar una pinza o palillo, guantes y agua y jabón.

En las tiendas especializadas de mascotas suelen tener disponibles packs con pinzas especiales.

Qué hacer si hemos sido picado

Ahora que ya tenemos las herramientas que necesitamos, tenemos que arrancar al parásito lo antes posible.
Hay algunas cosas que tenemos que evitar, como intentar quemarla o retorcerla. Tampoco deberás intentar matarla antes de extraerla.

Es muy importante hacerlo bien y sin olvidarnos de ninguna de sus partes. Es decir, deberemos extraer todas y cada una de sus patas (¡recuerda que tiene cuatro a cada lado!) y evitar que la cabeza se quede dentro. Si se nos olvida una pata porque se rompe en el momento de la extracción y se queda dentro, puede acabar produciendo una infección.

Con muchísimo cuidado, deberemos utilizar las pinzas o un palillo para retirar a la garrapata agarrándola por la cabeza y tirando lenta y firmemente. También es posible intentar extraerla atando un hilo alrededor de su cabeza. No te olvides de ponerte unos guantes. A continuación, deberás lavar tu piel con agua y jabón. Recuerda frotar bien la zona para acabar con todos los gérmenes.

Una vez extraída, es buena idea que meta la garrapata en un frasco por si más tarde se produjeran síntomas. En tal caso, cuando acuda a su médico, deberá llevar la garrapata que has extraído.

Cómo curar de forma efectiva

En el caso de picaduras en humanos es importante que recurras a asistencia médica si no has podido extraer todas las partes o en el caso de que la persona afectada empiece a manifestar síntomas de sufrir una reacción alérgica.

Muchas personas se preguntan si es necesario recurrir a antibióticos ante una picadura de garrapata. Y la respuesta es que depende del caso. Tendrás que determinar si se ha llegado a producir una infección cutánea.
Ante la presencia de algún tipo de síntoma tras la picadura de una garrapata, lo mejor es confiar en la opinión de un especialista pues, como hemos comentado, pueden llegar a contagiar enfermedades a humanos.

Algunos de los síntomas que pueden llegar a producirse son fiebre, rigidez de cuello, dolor de cabeza, náuseas o dolor muscular. Ante la presencia de alguno de estos síntomas, un médico podrá determinar qué pasos debes tomar a continuación.

Cómo tratar la picada

Como hemos visto, lo más importante es arrancar la garrapata lo antes posible.
Aunque lo mejor sería no llegar a tener garrapatas. Por eso si tenemos mascotas, es una buena idea que revisemos a nuestro animal con cierta frecuencia o siempre que salga al campo. Así evitaremos que entren en casa.

Lo mismo pasa con los niños que se van de campamento. Es necesario prestar atención para poder encontrarlas lo antes posible.

Si vamos a ir al campo, es buena idea utilizar pantalones y camisa de manga larga y botas. A veces también funciona utilizar algún repelente de insectos sobre nuestras prendas. Al volver a casa, inspecciona tu cuerpo con cuidado. Algunas garrapatas son grandes pero otras pequeñas y difíciles de localizar.

Una vez retirado el parásito y lavada la zona, no te deberás preocupar mucho más salvo que comiences a presentar los síntomas que te hemos explicado en las siguientes semanas.

En tal caso deberás acudir a tu médico. Él sabrá determinar si hay infección y necesitas un tratamiento como una crema antibiótica, antibióticos orales o incluso una analítica.