La avispa es un insecto que al igual que las abejas pertenece al orden de los himenópteros. En la actualidad en España conocemos dos tipos de avispas, la alemana y la velutina que procede de china y llego a Europa atraves de una mercancía que entro por Francia. La cual es un gran problema ya que su alimentación se basa en las abejas.

Pero también existen otra variedad de avispas con de diferentes colores (azul metálico, rojo, marrón).

Provista de un aguijón venenoso (sólo las hembras) y piezas dentales que le permiten morder. La mayoría son predadoras o parásitos, pero también cumplen algún papel polinizador.

¿Quién no ha oído la expresión cintura de avispa? Pues esa es la diferencia física más notable con sus primas las abejas.

Se la conoce por sus temibles picaduras y la animadversión que despierta en animales y humanos. Podemos encontrar diferentes especies de avispas en casi todo el mundo.

Les gusta instalarse y anidar en zonas soleadas, aleros, grietas de edificios o casas, árboles, riberas de ríos y huecos subterráneos. Construyen sus nidos con fibra de madera, convirtiéndola en pulpa moldeable después de masticarla. Las avispas no tienen la capacidad de producir cera.

La mayoría de especies son sociales y viven en comunidad; por el contrario, otras no forman colonias y viven de forma aislada. La avispa es omnívora, puede alimentarse de néctar, larvas, otros insectos, frutas e incluso carroña.

Tambien te puede interesar:

¿Cómo identificar la picadura de avispa?

Es rápida y precisa y sus reacciones no se hacen esperar.  Muchos la describen como de un intenso dolor e incluso paralizante.

En el caso de ser picados por una avispa podemos encontrar o no el aguijón en la picadura; a diferencia de las abejas pueden picar varias veces y pocas lo pierden.

Aunque las reacciones pueden ser diversas, la picadura suele inflamarse y enrojecerse a causa del veneno; también puede apreciarse una pequeña marca blanca en medio del abultamiento.

Las picaduras aisladas no entrañan riesgo para nuestra salud, aunque ya veremos que hay casos en las que pueden ser muy peligrosas. Debemos estar atentos a los síntomas y reaccionar en consecuencia. Casi la totalidad de avispas no sobreviven al verano y las que lo hace hibernan hasta la primavera, así que la época del año de las posibles picaduras está acotada.

¿Qué enfermedades transmite?

La principal preocupación respecto a las picaduras de avispa radica en su alta toxicidad. Un ataque numeroso de avispas puede llegar a provocar la muerte por shock anafiláctico.

aspecto de una avispa

Al igual que con otros alérgenos, un pequeño porcentaje de la población ha desarrollado alergia a las picaduras de avispas, o mejor dicho a su veneno. Si tienes la poca fortuna de padecer esta reacción alergica debes extremar las precauciones, ya que un par de picaduras aisladas puede tener consecuencias nefastas. La vida lejos del medio rural y la exposición a la contaminación debilita nuestro sistema inmune; esto hace que cada vez seamos más sensibles a posibles alergias.

Cuando la picadura conserva el aguijón pueden agravarse los síntomas e incluso infectarse. El aguijón puede continuar inoculando veneno durante varias horas.

Teniendo en cuenta que son parásitos de otros animales e insectos y además carroñeros, llegaremos fácilmente a la conclusión de que su picadura no nos puede aportar nada bueno para nuestra salud. Sin embargo, no debemos preocuparnos en exceso, no existen estudios que relacionen a las avispas con la transmisión de enfermedades importantes.

¿Cómo curar y aliviar una picada?

Lo primero será comprobar que no tenemos el aguijón en la picadura. Si está, se debe retirar con sumo cuidado para no liberar más veneno en la zona afectada.

Después tenemos que limpiar la piel para reducir la posibilidad de infecciones. Aplicar hielo mejorará la picazón y la inflamación. Durante unos 10 minutos el dolor será intenso para luego ir remitiendo. Si observamos que la picadura está inflamada podemos tomar un antihistamínico o antiinflamatorio.

Los síntomas como notar mareos o inflamación de las vías respiratorias no son nada buenos y debemos acudir con urgencia al médico. Cabe la opción de ser alérgicos a las picaduras o haber sido picados con virulencia y entrar en shock anafiláctico. Mueren centenares de personas en todo el mundo por esta causa cada año.

Si la picadura no es de gravedad podemos tratarla de igual modo con innumerables remedios naturales. El aloe puede utilizarse en casi cualquier picadura y la de avispa no es una excepción. Tiene un efecto calmante y refrescante; aliviará de forma notable el dolor y la picazón. Otros remedios naturales son el aceite del árbol del té, vinagre de manzana, amoniaco y arcilla.

¿Por qué pica la avispa?

avispa-comunSiendo depredadoras es fácil llegar a la conclusión de que atacan y pican sin motivo. La realidad es que lo hacen cuando se sienten amenazadas. Por lo general pican de forma aislada pero también pueden organizarse si ven en peligro la integridad de su colmena.

Las que poseen los colores más brillantes suelen ser las que pican; aunque parezca sorprendente existen otras especies totalmente inofensivas.

El motivo por el cual pican a otras especies es generalmente para paralizar a sus presas y después alimentarse de ellas. No olvidemos que son parásitos, así que a veces dejan sus larvas dentro de sus víctimas para que sirvan de comida viva a sus crías.

¿Cómo evitarlas?

Remansos de agua, campos en flor, de fragante olor y vivos colores. No estamos ante un poema de Miguel Hernández, son los sitios predilectos de estos insectos.

Al toparse con ellas lo mejor es no hacer aspavientos y alejarse despacio, sino podemos provocar un ataque. Si ya nos han picado, mejor irse. Las avispas segregan una feromona al picar que alerta al resto de la colmena y nos marca para poder sufrir un ataque masivo.

Suelen merodear por la basura en busca de comida así que precaución con la zona de contenedores, sobretodo en núcleos rurales. En días calurosos de verano se encuentran en fuentes de parques y ciudades.

Al pasear por el campo es recomendable llevar ropa y cazado cerrado; también evita los colores llamativos y los perfumes.

Los remedios naturales no suelen disuadir a estos guerreros del aire así que mosquiteras e insecticida son mejor que los trucos que funcionan con otros insectos.

Procura sacudir tu calzado o ropa antes de ponértelo si lo dejas, por ejemplo, sobre el césped, la hierba, el campo o la piscina.

El sector agrícola utiliza avispas para el control de plagas en sus cultivos. Casi todos los insectos tienen como depredador a una especie de avispa. Evita pues los cultivos en crecimiento.

Entonces, ¿las avispas son tan malas como parecen?

¡No todo iba a ser negativo!  Algunas especies de avispas producen miel, muy apreciada por su sabor y propiedades. Se comercializa en menor medida que la miel de abeja y es infinitamente más cara. En primer lugar, porque su producción es muy escasa; en segundo lugar, porque no toda es apta para el consumo humano. Muchas de las flores de las que se alimentan algunas avispas melíferas son venenosas y aportan esta particularidad a su miel.

También cabe destacar que su veneno se ha empleado en estudios y tratamientos en fase experimental contra el cáncer, con alentadores resultados.

Para finalizar, las avispas crean pequeños surcos en algunos árboles para albergar a sus larvas. Estas segregan productos químicos que han sido utilizados como astringentes, colorante para tejidos y una clase de tinta negra apreciada durante siglos.